Pinto nos convenció para crear GentleDOG

Es un Teckel de pelo corto negro fuego, muy juguetón y muy listo.

Cuando teníamos el corazón roto por la muerte de Pencho, el Husky Siberiano que nos dio 15 años de felicidad, y creíamos que sería imposible rellenar ese hueco, llegó Pinto.
Era un cachorrillo llorón y muerto de miedo al que había que hablarle mucho, con tranquilidad, con paciencia, para convencerlo de que podía estar relajado, ya tenía una casa, una familia.
Hoy, a pesar de que una enfermedad lo ha dejado ciego, es el precioso y temible guardián de 20 centímetros de altura y 9 kilos de peso que nos defiende como si su vida dependiera de ello. Cada día nos preguntamos cómo podemos devolverle tanto amor

Y él nos dio la respuesta. Es friolero y tiritaba cuando lo sacábamos a pasear los días de invierno. Así que hace cinco años le hicimos su primer impermeable. Después su primer abrigo. Y más tarde, su primera sudadera.
No había demasiada oferta en aquel entonces y no encontrábamos lo más adecuado para él. Siempre tenía frío y queríamos cuidarlo como él nos cuidaba a nosotros.
Por lo que, lo que empezó con la confección de un par de prendas hechas a medida para que nuestro perro dejara de temblar, se convirtió en una larga lista de pedidos para amigos, familiares y conocidos.

¡Y aquí estamos!

GentleDog se ha convertido en nuestra pasión.
Ahora no sólo tenemos una colección de prendas de abrigo caninas, sino, lo más importante, tenemos una gran colección de amigos por todo el mundo.
Teckel, Caniche, Chihuahua, Yorkshire, Bulldog, Pomerania, Galgo, Akita inu y un largo etc. de preciosidades que han confiado en nuestro trabajo y van paseando por la vida con todo el estilo y la exclusividad de GentleDog.

Cada puntada la damos pensando en todos y cada uno de ellos.

Pensamos, diseñamos, buscamos tejidos, tomamos medidas, rectificamos, cambiamos, confeccionamos y sólo ofrecemos la prenda si consideramos que tiene la calidad que estábamos exigiendo para los abrigos de Pinto.

EN LO QUE CREEMOS

Cuando nos embarcamos en esta bonita aventura, decidimos trabajar únicamente con proveedores locales.
¿Qué podemos decir? Somos de esas personas que creen que el comercio justo es posible. Por eso intentamos encontrar la mejor opción para todos los que componen la cadena: productores, consumidores, el medio ambiente, las generaciones que vienen detrás…

Ni qué decir tiene que jamás utilizamos tejidos de origen animal. ¿Necesita esto explicación? Creemos que no.

Nuestro mantra es respeto. 

LO QUE HACEMOS AHORA

Nuestros impermeables ocupan, pues, la primera posición en la cronología de GentleDog. Después llegaron los abrigos, chalecos, sudaderas o las cazadoras vaqueras y bombers que han arrancado miles de «me gusta» en nuestra comunidad de perros GentleDog, acompañados de comentarios como «I’m in love», «Precioso», «Divino», «Te queda genial» y corazones, siempre corazones y sonrisas que guardamos como un preciado tesoro porque vosotros sois quienes nos hacéis continuar con la misma ilusión que el primer día.

Nuestra misión no es sino centrarnos en arropar a vuestros amados perros con todo el cariño del mundo y arrancar una sonrisa de satisfacción a quienes los adoramos.
Cuidamos todos los detalles en cada uno de nuestros diseños para transmitir la historia que hay detrás de cada prenda.

A MEDIDA

Sabemos que tu perro es especial y tiene unas necesidades  diferentes a los demás. Por eso, realizamos diseños que se adaptan a su cuerpo. Queremos contribuir a que su día a día sea más cómodo. Si lo necesitas, confeccionamos su prenda a medida. Estamos aquí para asesorarte y ayudarte.

HECHO A MANO

Cada pieza es artesanal, hecha a mano. Cuidamos la procedencia de nuestros materiales para ofrecerte una colección única, exclusiva, original. Con mucho estilo. Cada puntada que damos, lo hacemos pensando en tu amigo más fiel.

CRUELTY FREE

Utilizamos tejidos amables con el Medio Ambiente y, por supuesto jamás de origen animal, consiguiendo los mejores resultados con tejidos libres de crueldad.